Jesús y el zohar

Jesús y el Zohar

El Zohar revela que Jesús (Yeshua) es la piedra que rechazaron los constructores

Mateo 23:38-39  He aquí, tu casa está desamparada; a ti desolado. Y os digo que no me veréis aquí después, hasta que digáis: ¡Bendito el que viene en el nombre de YHWH!

Salmos 128:26 “Bendito el que viene en el Nombre de YHWH; te bendecimos desde la Casa de YHWH.” (Sal. 118:26).

Encima de esto está la frase “la piedra que desecharon los constructores se ha convertido en la principal piedra del ángulo” (Sal. 118:22).

El Zohar habla acerca de la piedra que desecharon los constructores:

David, en verdad, fue rey en este mundo y será rey en el tiempo por venir; por lo tanto, «la piedra que desecharon los constructores se ha convertido en la principal piedra del ángulo». 

Porque, cuando el sol aparta su rostro de la luna, y no la ilumina, ella no tiene ninguna luz y por lo tanto no brilla, sino que está asolada por la pobreza y oscura por todas partes; pero cuando el sol se vuelve hacia ella e irradia su luz sobre ella, entonces su rostro se ilumina y se adorna para él como una mujer para un hombre. 

Ella entonces es investida con el dominio del mundo. Así que David se adornó de esta misma manera. Ahora parecería pobre y abatido, pero de nuevo estaría disfrutando de las riquezas. 

De ahí la declaración de David: “Pequeño soy y despreciado, pero no me he olvidado de tus preceptos”. Corresponde, en efecto, todo hombre siga este ejemplo y se humille en todos los aspectos para convertirse en un vaso en el que el Santo, bendito sea, pueda encontrar deleite. 

Esta lección también ha sido expuesta en conexión con la frase, ‘también con el que es de espíritu contrito y humilde’ (Isa. LVII, 15).’
(Zohar 2:232b)

El Zohar dice que cuando esta piedra es rechazada “el sol aparta su rostro de la luna, y no la ilumina”.

Anteriormente el Zohar dice:

Así dice: Y SU MANO SE AGARRÓ DEL TALÓN DE ESAÚ, es decir, puso su mano sobre el calcañar de Esaú para obligarlo a bajar. Según otra explicación, las palabras “y su mano lo agarró” implican que no podía escapar de él por completo, pero su mano todavía estaba aferrada al talón de su hermano. 

Hablando esotéricamente, la luna se oscureció a través del talón de Esaú; por lo tanto, era necesario tratarlo con astucia, para empujarlo hacia abajo y hacer que se adhiriera a la región que le había sido asignada.’
(Zohar 1:138a)

La luna se oscurece “a través del calcañar de Esaú”, y por lo tanto la piedra es rechazada “a través del calcañar de Esaú” porque el sol “aparta su rostro”.

¿Y a quién se refiere el sol?

Moisés preguntó: ‘¿Quedarán en prenda para siempre?’ Dios respondió: ‘No, sólo hasta que aparezca el sol’, es decir, hasta la venida del Mesías; porque dice: Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el sol de justicia, y en sus alas traerá sanidad (Mal. 3:20).
(Midrash Rabba Ex. 31:10)

Entonces, ¿qué significa esto?

Nos señala a Génesis 25:26 que dice:

Y después de eso, salió su hermano. Y su mano se agarró del calcañar de Esav, y fue llamado su nombre Ya’akov. Y Yitz’chak tenía sesenta años cuando ella los dio a luz.

letras de jesus en el zohar

Si tomamos la primera letra de cada palabra (un proceso llamado Notarikon) comenzando con el nombre Ya’akov (Jacob) y terminando con Esav (Esau) yendo hacia atrás deletreamos el nombre YESHUA (ישוע), y si continuamos con el siguiente dos palabras leemos “Yeshua viene”. (ישוע בא)

Entonces la luna se oscurece al brillar la luz del Mesías por el cura de Esaú.

Ahora la última letra en YESHUA (ישוע) en hebreo es AYIN (ע) y esa es la letra inicial del nombre ESAU en “el talón de Esaú”. Así que si la cura de “Esaú” es tomada de YESHUA tenemos “YESHU” (ישו).

“Yeshu” es un nombre usado en el judaísmo rabínico que se refiere al anatema que el judaísmo rabínico asocia con Yeshua.

Para los judíos rabínicos es un acrónimo de una maldición sobre el nombre de Yeshua que significa “que el nombre sea borrado para siempre”.

Pero Yeshúa dijo:

38 He aquí, tu casa está desamparada; a ti desolado.
39 Y os digo que no me veréis aquí después,
hasta que digáis: ¡
Bendito el que viene en el nombre de YHWH!
(Mat. 23:38-39)

Ellos dirán “¡Bendito el que viene en el Nombre de YHWH!” (Sal. 118:26) cuando aceptan la “piedra que desecharon los constructores” (Sal. 118:22). Esto sucede cuando el AYIN es restituido al nombre YESHUA, la inversión del anatema, así el Mesías, el Sol de Justicia, hará brillar su luz sobre la luna, que estaba oscurecida por el “talón de Esaú”. 

¡Y cuando el “talón de Esaú” ya no oscurezca el “Sol de Justicia” y YESHU sea restaurado a YESHUA, entonces podremos ver claramente que “Yeshua viene”!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat
Hola, Háblanos al Whatsapp
WHATSAPP DAVID PRETEL
Hola escríbenos al whatsapp.